Blanco desde los Himalayas, lo persigue la Mufa y nos cuenta todo.

En un viaje espiritual de carácter trascendental – Emilio Blanco –
el gran cronista inmobiliario, nos informa del panorama veraniego y
nos aterroriza con el alcance de la mufa inmobiliaria 2017.

En un arrebato de espiritualidad y reventando el chanchito con los
ahorros de mi vida, decidí; no antes de mucha reflexión, escalar las
montañas más altas del planeta.

Desde Junio, que vengo abandonando el ingrato recuerdo de Don Héctor
“El Mufa”, sus lacayos y secuaces para dedicarme a la sanación de mi
espíritu, hacer peregrinajes y todas esas cosas que tenemos que hacer
los que recibimos el contacto radioactivo del portador de la yeta
inmobiliaria.

Me compré un cuadernito a modo de diario y después de muchas horas de
vuelo, en tren, en camión y a pié… llegué finalmente en septiembre,
al pie de los Himalayas.

Transcribo a continuación algunas entradas.

Nepal, Septiembre de 2016

A estas alturas, el cielo y el universo se mezclan en una misma masa y
no se distingue, dónde comienza el mundo del hombre y el espacio
infinito. Faltaría algún cartel de alguna franquicia.

Nepal, Octubre de 2016

La expedición perdió un sherpa.

Un alpinista alemán me preguntó a qué me dedico. Le contesté: Soy
Periodista Inmobiliario.

La noche se hizo eterna hablando del real estate internacional. Le
conté también del mito de Don Héctor “El Mufa”. Dijo que en europa
eso, no sucede.

Base del K2, Noviembre de 2016
Hicimos el campamento base. Preparamos una comida abundante y
arreglamos el equipo para desafiar a la naturaleza.
Esa noche tuve un mal sueño.

Soñé con Don Héctor “El Mufa”.

A la mañana siguiente una avalancha retrasó severamente el progreso de
la expedición. Perdimos dos hombres.

1er escalón del K2, 4000 metros de altura, Noviembre de 2016
Nombré a Don Héctor.

Los 7 sherpas que nos acompañaban decidieron cancelar la expedición.
Regresamos al campamento base en una ardua marcha.

Varios días después, en un pequeño pueblo al que solo llega el
telegrama, decidí escribirle a mi jefe, Don Roberto Flores.

“SITUACIÓN COLEGIO STOP SITUACIÓN INQUILINOS STOP SITUACIÓN MUFA STOP
EXPEDICIÓN SUSPENDIDA STOP E BLANCO STOP”

Esperamos unos días de meditación y reflexión introspectiva,
aprovechando no solamente el paisaje, sino a los Lamas, que cantan con
las gargantas esos mantras interminables de purificación espiritual.
Hasta que recibí la respuesta:

“BLANCO STOP COLEGIO AL HORNO STOP INQUILINOS GANO STOP MUFA PERDIÓ
MILLONES STOP SE VIENE HIPOTECA EN COLEGIO STOP”

Ahí nomás, largué las cordadas y equipos de montañés. Pasaje a La
India, para continuar con mi viaje espiritual y aprovechar conversar
con Don Roberto vía online.

De la conversación, del chusmerío interno que tuve con mi jefe, pude
extraer las siguientes conclusiones:

¡Estamos al horno!
No hay chances de reflotar la debacle mufosa.
¿Van a poner un candidato? ¿Con qué cara?, si lo único que hicieron fue succionar del colegio
para figurar en fotos, porque para otra cosa no sirvieron.
Le regalaron el rubro inmobiliario a las franquicias.
Y como broche de oro, los abogados que pusieron para defender al
colegio están ahora con las patas en la reposera disfrutando del palo
(pre-devaluación implícita) que les pusieron: PARA PERDER.
¿Y van a presentar un candidato?

“¿Van a poner un candidato? ¿Con qué cara?

Le regalaron el rubro inmobiliario a las franquicias”

¡Pobre alma en desgracia el seleccionado!
Pará, pará, pará…

¿Yo me estoy preocupando por todo esto?

Yo debería estar tomando baños en el Ganges, para limpiar mi alma de
toda la mufa acumulada. Acercarme un poco más a la vida espiritual.
Pero no puedo…

Acá, tan lejos de la Argentina, se me recuerda la letra de un tango que
habla de la pérdida del hogar. (Porque la próxima gestión va a tener
que salvar una debacle tremenda, sino hipotecaron la institución todavía)

Como con bronca,
y junando de rabo de ojo a un costado,
sus pasos ha encaminado
derecho pa’l arrabal.

Lo lleva el presentimiento
de que, en aquel potrerito,
no existe ya el bulincito
que fue su único ideal.

Así que inmobiliarios ¡AGARRENSÉ LOS CARTELES! que se pudre el rancho.
Mantengamos el optimismo ¡eh!, no se depriman todavía.

Pero, purifiquensé de la mufa.

 

 

 

 

 

 

Una colaboración, desde La India, de Emilio Blanco
el gran cronista Inmobiliario

emilioblanco@indiceprop.com

 

opinión inmobiliaria

Inmobiliario Opine sobre esta Nota. Indiceprop lo escucha.