Dueño directo: cerraron más de 70 inmobiliarias en Punta del Este por auge del alquiler “online”

Crece la preocupación en agencias. Lejos de capitalizar el boom de público que arribó a la ciudad esteña, muchas debieron resignarse a cerrar algunas operaciones puntuales. Propietarios recurren a Internet y en el sector hablan de competencia desleal. ¿Qué plataformas online son las que se imponen?

ran cantidad de público, playas abarrotadas, restaurantes, comercios y supermercados llenos de gente. Punta del Este tuvo el brillo del que careció otros años.

Pero, como suele ocurrir, así como algunos festejan hay otros que no la pasan tan bien, como es el caso de varios agentes inmobiliarios, que vivieron una temporada muy particular.

No fueron pocos los que vieron caer el total de operaciones, dejando atrás aquellas épocas en las que abundaban los interesados en alquilar alguna vivienda y eran testigos de cómo los recién llegados se agolpaban en sus locales.

Incluso, algunos tuvieron que conformarse con registrar alguna que otra operación aislada.

El inconveniente con el que se toparon no tiene que ver con un problema coyuntural del mercado, sino con un cambio más de fondo, vinculado con los usos y costumbres.

De la mano de la tecnología, creció notablemente la cantidad de dueños que deciden rentar sus inmuebles a través de las plataformas digitales, que les posibilita no tener que recurrir a los servicios de una inmobiliaria.

Esta nueva modalidad constituye un duro golpe para el sector. Tanto es así que unas 70 agencias cerraron sus puertas en los últimos meses, según cifras que maneja Adipe-Cidem, la cámara empresaria que agrupa a las inmobiliarias de Maldonado y Punta del Este.

“La situación por la que atravesamos es muy dura y compleja. Lo más grave es que no encontramos una solución”, confiesa a iProfesional Jorge Díaz, presidente de Adipe-Cidem.

“El total de participantes de este rubro se redujo notablemente, y nada nos permite pensar que esto vaya a revertirse”, amplía.

El arribo de argentinos es una variable clave para la actividad del ladrillo, ya sea en lo que hace a la venta de propiedades como para el mercado locativo.

De hecho, las cifras oficiales revelan que cerca del 70% de los turistas que llegan a Punta del Este proviene de este lado del charco.

Los especialistas afirman que los alquileres informales se hacen “desde todas partes del mundo”, aunque la mayor proporción corresponde al público albiceleste.

Según el directivo, el foco principal del problema es que “gran cantidad de dueños de viviendas que utilizan las plataformas online para alquilar sus inmuebles no paga impuestos“.

De este modo, entiende, “cuentan con la ventaja de brindar un precio diferencial respecto del que puede ofrecer cualquier inmobiliaria”.

En Uruguay, estas últimas tienen la obligación de oficiar como agentes de retención de un impuesto que se aplica puntualmente a los alquileres y que luego deben rendir al organismo recaudador.

Esto, aseguran los referentes del sector, es uno de los puntos en contra que lleva a los dueños a alquilar sus unidades a través de Internet. En este contexto, lo que reclaman es igualdad a la hora de competir.

¿Cuáles son esos portales? Las principales plataformas digitales a las que apuntan los agentes son MercadoLibre, Booking y Airbnb.

Sin embargo, desde Adipe-Cidem sostienen que no son las únicas vías por las que se les “desvían” los potenciales clientes.

A la hora de ofrecer viviendas, a los portales web también se les suman desde particulares hasta los encargados de edificios, un “combo” que le asesta un duro golpe a las inmobiliarias.

Tal es así que la entidad observó que durante esta temporada cerca del 85% de los alquileres se canalizaron por este tipo de medios.

“No existe ningún tipo de control. Desde hace ya mucho tiempo estamos pidiendo que se promulgue una ley que regule este mercado, pero nunca hemos encontrado una respuesta, ni en Diputados ni en Senadores. Carecemos de protección por parte del Estado”, se queja Díaz.

Hasta el momento, el único avance observado en este sentido ha sido la media sanción de un proyecto que regula las aplicaciones tecnológicas, pero nadie puede asegurar cuándo podría convertirse en ley.

Díaz resalta que el problema se da con mayor fuerza en aquellas regiones con mayor caudal turístico, como Punta del Este, aunque “la situación se ha vuelto compleja en todo el país”.

“Está muy bien que los propietarios alquilen sus departamentos. Pero también sería muy interesante que paguen impuestos por ello, como debemos hacer todos”, reclama Díaz.

Para las inmobiliarias, esta situación ya dejó graves secuelas. Sostienen que el resultado de esta temporada se aleja de las expectativas que se habían generado en base a las previsiones del gobierno uruguayo.

Una temporada particular

El escenario que se les presenta a las inmobiliarias es incómodo de por sí, pero al mismo tiempo hay un factor que eleva el enojo de los agentes.

Concretamente, el de no haber podido aprovechar una temporada en la que creció fuerte el ingreso de turistas, si bien su nivel de consumo se redujo.

Algunos datos dan cuenta de esto último:

– El nivel de ocupación, en buena parte de los casos, fue del 90% en enero

– El número de visitantes avanzó 8,5% ese mes en comparación con igual período de 2017

– Como contrapartida, el volumen de gastos se retrajo en ese lapso un 12%

– En enero, los turistas extranjeros dejaron en el país u$s439 millones

– Esa cifra es u$s60 millones menor al récord alcanzado en la temporada pasada

– Para febrero, las perspectivas no son buenas. Durante el feriado largo de Carnaval llegó mucho público sin reservas y se colmó la capacidad de alojamiento, pero esto no tuvo su correlato en el nivel de gastos.

En todo esto, una vez más, los turistas argentinos son un factor clave a la hora de definir el recorrido de algunas variables económicas. La propia ministra de Turismo de Uruguay, Liliam Kechichian, hace referencia a este tema.

Ante la reducción del nivel de erogaciones, la funcionaria señala: “Se captó un turista argentino medio con menor capacidad de gasto“.

Además, consigna que, comparado con enero de 2017, “ese nivel de gasto mostró una baja en el rubro alojamiento y alimentación, no así en viviendas arrendadas”.

En base a los números oficiales, destaca que el consumoha sido menor y expresa: “Indudablemente, la gente no tiene plata y esto se nota en los restaurantes. La opción pasa por cocinarse antes que salir a comer”.

El descenso en el ritmo consumista no pasa desapercibido para las autoridades uruguayas.

Este factor se suma al revés que han sufrido las inmobiliarias, ya que esperaban que el mayor caudal de turistas del exterior se viera reflejado en un crecimiento de la actividad.

Como ocurrió otros años, Uruguay dispuso una serie de beneficios con los que pretendía mejorar el caudal de gastos. Entre ellos, la devolución del IVA en las compras con tarjetas de crédito y débito.

Además, durante el último año los precios relativos en la región se fueron acomodando y como resultado de ello Brasil -que un año atrás se había abaratado sustancialmente frente a sus vecinos- se volvió a encarecer.

Pero los argentinos no sólo visitan Punta del Este, también otros puntos a lo largo de toda la costa que une el balneario con Montevideo.

En ese sentido, desde el Ministerio de Turismo aseguran que la cantidad de público albiceleste superará los dos millones este año.

Con todo, los operadores inmobiliarios lucen preocupados. Nada parece suficiente a la hora de hacer frente a portales de Internet que se llevan buena parte de la demanda del mercado locativo.

Fuente: Iprofesional

opinión inmobiliaria

 

Inmobiliario Opine sobre esta Nota. Indiceprop lo escucha.