¡Habemus Bardo! – ¡Chau Mufa!

Chau Mufa, Chau Pajarito, Chau Larry, Chau Papagayo, Chau Mario Gamba, Chau Tincho Bocota.¡Chau Mufa! ¡Chau!

Perdón me perdí. Llevo tiempo alejado del rubro inmobiliario. Ah, cierto. ¡Chau Mufa!

Que grande Armando. Un poeta. Un Arquero de Boca del ’92 (Chau Papagayo).

¡Chau Mufa!¡Chau Pajarito!

¡Chau Larry! ¡Chau Papagayo!

El futuro… y jodido. Queda una situación compleja de resolver. Entre la sequía que deja Carlos Saúl Mufa y su primer ministro Domingo Felipe Turbio, yo tengo dos sugerencias,  no consejos, porque  soy vigilante, patotero y rencoroso pero humilde y creo que son fundamentales para un buen inicio presidencial:

1) Auditoria.

Necesaria para saber cuánto hay y cómo estamos. Y pública, con las cuentas al aire.

TRANSPARENCIA SOBRE TODO.

2) Memoria y Perdón.

Una vez que sepamos si las cuentas están al dia… Hay que perdonar también.

Mufa, te perdono. Pajarito, también.

Papagayo, a vos no sé, no te conozco.

Larry, perdón que te dije pelado.

A todos los perdono y les pido me perdonen.

Les mando a todos un besito.

Bueno este es el fin de una época.

El fin de un Emilio Blanco, violento, beligerante y reaccionario.

Ahora con el esperanzador triunfo de Don Armando Bardo, me invade la esperanza, el pacifismo y un deseo casi venéreo por comenzar nuevamente la lucha contra lo que de verdad importa, el gobierno que quiere puentear a los inmobiliarios (me llamaron por teléfono y me ofrecieron 50 lucas para que “compre mi primera propiedad”  sin depender de una inmobiliaria). A las franquicias, oh Dios las bendiga, pobres comerciantes honestos. Y tantos otros viciosos que generan un mal nombre de esta profesión honrosa.

Es el fin de una época.

Quiero en esta new age política poder cruzar la zanja de Alsina sin que me manden sicarios, militantes ni nadie que me quiera silenciar.

Quiero que me inviten cada tanto a sacar fotos.

Quiero un kilo de helado de sambayón con almendras.

Es más, ¡creo que me quiero matricular!

Armando: Al pibe que maneja la prensa hay que rajarlo. Hágame caso. 

En fin.

Enhorabuena al cambio de conducción por las vías democráticas, bien merecido el triunfo.

Perdón.

Gracias.

Felicitaciones.

Buena Suerte y éxitos.

Y COMO EL ZORRO, QUE PIERDE EL PELO PERO NO LAS MAÑAS…

Les dedico a todos un tangazo del Blanco beligerante y reaccionario.

Esta obra es parte del quehacer mental de Don Emilio Blanco, el gran juglar del Real Estate de la Nación.

 

 

 

 

 

 

Para insultos personalizados: emilioblanco@indiceprop.com

 

opinión inmobiliaria

Inmobiliario Opine sobre esta Nota. Indiceprop lo escucha.