Operación Cambalache: ¿Por qué allanaron la sucursal de Toribio Achával en Canning?

En un operativo conjunto entre la Gendarmería argentina y la Policía Nacional de España se realizaron más de 70 allanamientos con los que desarticularon el ‘Clan Loza’, acusados de lavado de activos y narcotráfico.

El miércoles en horas del mediodía media docena de gendarmes sorprendieron a los trabajadores de la sucursal local de la inmobiliaria Toribio Achával, ubicada en Plaza Canning, con un allanamiento. El mismo se realizó en el marco de una investigación transnacional para desarticular una banda que traficaba cocaína entre Argentina y Europa.

El operativo se desarrolló en conjunto con la Gendarmería Nacional y la Policía Nacional de España, con un resultado de 24 detenidos tras 75 allanamientos en Buenos Aires, Mar del Plata, Córdoba, Salta y en el país europeo. En el caso la inmobiliaria local, los oficiales se presentaron en busca de documentación.

“Fue un mega operativo en tres provincias en simultáneo. Lo que hicieron con nosotros puntualmente fue un requerimiento de información porque hay 15 personas que aparentemente compran propiedades para después venderlas y lavar plata. Ellos querían saber si habían sido clientes nuestros. Como la sucursal de Canning no maneja información, los derivaron a la central”, explicó Facundo Achával, director de la inmobiliaria. “Una de las operaciones que habíamos hecho estaba con una persona vinculada no a las personas que aparecían ahí (en el requerimiento) pero sí a una persona vinculada a una de esas 15 personas. Nos pidieron información, nos llamó el juez y entregamos todo con la información correcta”, amplió.

La investigación, llamada “Operación Cambalache”, comenzó hace más de siete años impulsada por el Ministerio de Seguridad de la Nación junto a la PROCUNAR, la PROCELAC, la AFI, la UIF, AFIP y el juez federal Pablo Yadarol, quien por disposición del Juzgado Nacional en lo Penal y Económico N°2 ordenó los allanamientos de esta semana.

Con el pasar de los años los investigadores lograron establecer las ganancias de la red, como también las técnicas de transporte, comunicaciones, exportación y remisión de fondos, siendo que los ingresos en bienes eran introducidos al país por organizaciones del sistema financiero ilegal.

Finalmente, en 2017 los funcionarios españoles lograron dar con la transferencia de una gran cantidad de dinero a Argentina y el canal de aprovisionamiento de la banda, lo que logró destejer todo el entramado criminal.

Fue en abril del 2011 cuando el doctor Torres, a cargo del Juzgado Federal Nº12, comenzó la investigación para descifrar el accionar de esta banda conocida como “El Clan Loza”. Liderada por los hermanos José y Edwin, manejaban grandes sumas de dinero a través del contrabando de cocaína proveniente de Perú y Bolivia.

La droga se introducía en el mercado europeo –sobre todo en España, Italia, Holanda y Bélgica- a través del “Gancho ciego”, una técnica que consiste en “colocar droga en un contenedor entre la mercancía legal, en casos sin que los propietarios tengan conocimiento de ello”, explicaron desde Gendarmería en un comunicado oficial. Los delincuentes colocaban la droga una vez que la Aduana ya había controlado el container a través de un infiltrado de la organización, cerrándolo con precintos mellizos a los originales.

Con las pruebas recolectadas durante todos estos años, esta semana se realizaron 50 allanamientos viviendas en Argentina y otros 23 en territorio español, todos ellos de manera simultánea con controles online sobre los horarios de las requisas y un seguimiento controlado de todas las intervenciones, logrando finalmente desarticular el “Clan Loza”.

Fuente: eldiariosur.com